miércoles, 16 de diciembre de 2009

La Bombonera, de váter del sevillismo




No les voy a engañar. Yo consumo Sevilla FC y las noches de los lunes, si puedo, veo o escucho el programa “La bombonera”
No quiero que este escrito sirva para “dar palos” a un tertuliano concreto por el bochorno vivido en lunes pasado. De eso se encargan otros. 
Lo que si me gustaría es que el club, a modo de crítica constructiva (aunque viendo el título no lo parezca), se platee la mejora del formato del programa.

En mi opinión, lo ideal para hacer un programa de calidad es que la mesa estuviera formada, digamos, por especialistas. Es decir, profesionales que sean o hayan sido, bien jugadores, técnicos, periodistas, trabajadores, o gente muy ligada al Sevilla FC. 
Tal vez esto no sea viable y es por ello que el club opte por utilizar contertulios, digamos, “anónimos”

En principio no me parece mal, pero el perpetuar a los mismos “anónimos” programa tras programa es una fórmula que sinceramente, no me convence. Este hecho se ha querido paliar con la inclusión de un nuevo “anónimo” por semana, solo uno, pero creo que esta nueva fórmula tampoco funciona.

Si el programa quiere trabajar con sevillistas anónimos creo que debería cambiar a la mayoría de anónimos en cada programa, a modo “el debate del sevillismo” que dirige Manolo Ruiz. 
Estoy seguro que entre el sevillismo encontraran a muchísimas personas dispuestas y capacitadas para debatir tan bien o incluso mejor quien sabe, que los anónimos actuales.

Ahora bien, si lo que en realidad se pretende es convertir a estos sevillistas anónimos en estrellas televisivas o iconos de la opinión sevillista, entonces me imagino que este es el camino, aunque mi opinión es que con ello el programa irá perdiendo calidad progresivamente.

Viendo lo que ocurre con el formato actual, mi opinión es que los anónimos deberían entender que no están hablando en la barra de un Bar sino en la televisión oficial del Sevilla FC, y por ello, todo lo que hagan y digan afecta directamente a la imagen del club.

También creo que el moderador del programa debe entender que su función no es hacer un chiste de vez en cuando para que sea más ameno, si no moderar la tertulia. Es decir, tener la autoridad suficiente como para dar la palabra a uno, quitársela a otro, y dirigir la conversación según convenga, aunque a él le pueda parecer que si lo hace el programa quedaría demasiado serio o soso.

No quiero ser injusto ni dar demasiados palos a personas que no se los merecen pues estoy seguro que intentan ejercer su labor lo mejor que pueden. 
Además, ellos tienen el valor de ponerse delante de una cámara para ejercer esa labor y esto es infinitamente más difícil que escribir tras un monitor, normalmente parapetados bajo algún tipo de anonimato.

El sevillismo demandaba este tipo de programa y la acogida sin duda ha sido magnífica. Tanto, que se ha situado como líder de audiencia. Por tanto con los datos en la mano, tal vez yo esté equivocado y el programa funcione a la perfección. Tal vez el programa no necesite ninguna mejora de calidad. Tal vez este es exactamente el tipo programa que la mayoría del sevillismo quiere, o tal vez no...

Tal vez, y me duele decirlo, Vizcaino llevaba razón cuando dijo que los sevillistas compramos cualquier cosa que lleve nuestro escudo. 

Tal vez, no sé, solo tal vez.

Salud y sevillismo para tod@s.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada